Archivos Mensuales: enero 2015

El Valledor hacia 1850

El Valledor hacia 1850, según Pascual Madoz

“Si el día de a Candelaria chora, el inverno vei fora, chore ou deixe de chorar el inverno ta por pasar”, refrán gallego dónde los haya, pero muy certero, pues el invierno nos acompañará aún durante un tiempo. Estamos en plena invernada, y mucho se ha escuchado decir estos días que “esta si foi ua (nevada) como as de antias”, asique “entre nevario y nevario” aprovechamos para fisgar na historia d’a nosa terra, y al Valledor de mediados del siglo XIX nos vamos consultando el Diccionario Geográfico de Pascual Madoz, una obra inédita en España que describe pueblo por pueblo todos los del pais.

Nevada

Nevada

Asturias era a mediados del siglo XIX un país agrícola y pastoril, con una incipiente actividad industrial, que tendría sus efectos sobre las producciones artesanales. Contaba con una gran riqueza forestal, describiéndose densos bosques, entre los cuales aparecen los del Monte de Ourúa (Allande), describiendose como “de los más poblados de robles, en él se encuentran osos, lobos y jabalíes”  y  por ello “forman parte de la riqueza de este lugar la caza de osos y la ejecutan con trampa que llaman pezugo”. Se deduce de lo anterior una gran riqueza faunística, y es que la presencia del plantígrado aparece en 60 parroquias de 21 concejos, de los 78 asturianos, y en otros se alude a ella simplemente como “caza mayor”. Caza que mermaría y mucho la población de oso pardo ya que “las pieles de dichos animales, siendo negras, se venden a buen precio”.

Viñas en El Valledor

Allande, concejo de “clima templado” y “terreno quebrado y montuoso” que “abraza sobre 3.743 fanegas de tierra cultivable de buena calidad”. Buena parte de esa tierra se dedicada al cultivo de “centeno, maíz, trigo, castañas, patatas, algún vino, legumbres, ricas frutas y hortaliza, pero también Allande “abunda en pasto” y “no carece de leña”. Respecto a la ganadería “se cria ganado vacuno, lanar, cabrio y de cerda”. Contaba Allande con una poblacion total de 820 vecinos y 4340 almas.

Centén

Centén

El Valledor aglutinaba por aquel entonces 23 pueblos, organizados en torno a una parroquia, y suponian un total de 160 casas, distribuidas por los lugares de Aguanes, Barras (6 vecinos, 30 almas), Bustarel (5 vecinos 30 almas), Coba, Collada (9 vecinos, 45 almas), Cornollo, Busbidal (5 vecinos, 24 almas), Enjestal (Enxertal), Turada (A Furada), Paradas (5 vecinos, 24 almas), Fonteta, San Martin, Robledo, Salcedo (3 vecinos, 19 almas), San Salvador (7 vecinos 49 almas), Probo, Rubicino (Rubierio), Villasonte, Tremado (4 vecinos, 15 almas), Trabaces (7 vecinos 37 almas) , Villalain y Villanueva, Villasonte (5 vecinos, 22 almas), y en los cuales residian 1000 almas.

Panera en Robledo

Panera en Robledo

Prueba de que como tantas veces hemos escuchado a nuestros abuelos, “antias os pueblos taban cheos de xente”, aunque la emigración por aquel entonces ya era notable, crónica de una muerte anunciada con el paso del tiempo. El Valledor ofrecia un “clima templado y sano” para vivir. Dentro sus limites (“Confina al N. La Mesa y Berducedo, E Lago, S. San Pedro de las Montañas y Vegalagar y O Villarpredre”) “el terreno es de mediana calidad”, y se dedica en su mayoria a la producción de maiz, centeno, trigo, patata, habas, lino, cañamo, castañas, miel y vino. Mientras la riqueza forestal se localiza en los “Montes de Bedramon y al S los de Piedraderecha que producen robles y castaños“.

Asando castañas en el tambor

Asando castañas en el tambor

Surcaban y aún lo hacen este valle los ríos Oro, Aguanes (nace en la Sierra de Badan) e Iñaga (nace en un sitio llamado Marco). Los dos úlitmos tributarios del primero, el Río Aguanes desaparece debajo de Treamo “dejando a su derecha un mineral de ocre, conocido por el Conde de Toreno”, el Iñaga hace lo propio aguas abajo, enfrente a Rubido, zona ancestral de viñas. Estos rios proporcionaban al agricultor que en ocasiones tambien era pescador buenas “truchas, anguilas y algunos salmones”.

Cortin de Juan Gordo

Cortin de Juan Gordo

Pero el agricultor era también ganadero, y se dedicaba a la cria “mixta” de “ganado vacuno, lanar, cabrio”, y en días en los que “habia vagar”, salía al monte convirtiéndose en cazador, practicando los más experiementados y osados la caza mayor, luchando contra los “animales dañinos”.

Si tuviéramos que hacer la descripción en la actulidad, después de más de 150 años, El Valledor, sigue siendo tierra montuosa y quebrada, de mágica belleza, pero esta practicamente despoblada, su censo es de unas 80 almas, distribuidas en 18 pueblos, contando con un total de cinco deshabitados, de los cuales dos fueron pastos de las llamas. Ya no hay pesca de anguilas ni mucho menos de salmones y casi ni de truchas. Sus montes ya no producen robles, sino pinos y “os soutos” se hayan abandonados y enfermos sus castañeiros. No se ve “centen nas curtias”, ni viñas, solo algunos “cortios” siguen teniendo abejas, testigos del importante pasado apícola de esta tierra, cuando pertenecia al los dominios del Monasterio de Courias. En sus imponentes sierras y montañas, cubiertas muchas de monte bajo, viven lobos, jabalies, y algún oso que retorna a la que fue una de sus zonas de cria, después de haber desaparecido durante años. En definitiva las cosas han cambiado, y  mucho. Pero también hay cosas que siguen igual.

El Valledor y Allande tiene una gran riqueza cultural, natural y etnografica, pero ha perdido gente que luche por la pervivencia de esos recursos. El futuro del Valledor, y por extensión del mundo rural es hoy incierto.

Gatos nel louxao

Gatos nel louxao

Anuncios

De refranes populares

Diciembre era el mes de “as sementeiras”: los ajos y las berzas tenían que plantarse según estos refranes en este mes ya que:
“El que quera ter bon horto que lo plante nel mes morto” ……y continua diciendo….. “que lo sache cada mes y que lo cuite cada tres”. El horto era el espacio de cultivo destinado a las berzas, ingrediente fundamental del potaje, plato casi diario del campesino. Los ajos, muy usados en la cocina y sobre todo para adobar el embutido, también deberían plantarse en Diciembre o sino….“Tantos días pasen de Xineiro tantos ayos faltan del ayeiro”

Y es que en Diciembre ya comienza a aumentar la duración del dia……“Por Santa Lucia mengua a noite y medra el día”.  Así reza un dicho popular que adelanta la disminución del ciclo nocturno al 13 de Diciembre, cuando la noche más larga del año es el día 22 de Diciembre según el calendario actual. Cierto o no el dicho, apenas entrado el mes de Enero ya se nota el aumento, aunque sea ligeramente, de la duración del día. Para algunos árboles esta es la señal de que comienza el nuevo ciclo reproductor y abandonan el letargo comenzando a brotar sus flores, es el caso del avellano. Para los habitantes de EL Valledor en estos días “xa ta a avreira en flor”.
Su flor no es vistosa, tanto que no parece ni una flor, es colgante, y recibe el nombre de amento, su estrategia es resultar ligeros para ser transportados por el viento y facilitar la polinización.

Amentos del avellano

Amentos del avellano.

El Avellano es uno de los arbustos más apreciados por el hombre del mundo rural porque tiene diversos usos y utilidades. Sirve para la separación o delimitación de fincas formando setos vivos, conocidos aquí como “sebeiros”. Sus troncos, no muy gruesos y rectos se cortan en otoño y sirven para infinidad de cosas, una de las más importantes: “pa faer cestos”. La madera de avellano resulta ser después de “torrada nel forno del pan” y metida en agua para poder ser moldeada una de las más resistentes. Y es que ….“El que fae un cesto fae un ciento”, pero hay que hacer uno que es lo complicado. Solo podemos dar una pista: los cestos se empiezan por el culo, de tal forma que si te dicen “que che den por unde se empezan os cestos”…..ya sabes a dónde te están invitando a ir. Finalmente no debemos olvidar que el avellano proporciona las sabrosas avellanas, que antes se comían con pan, merienda de muchos niños.
Próximo esta también el 17 de Enero, día de San Antón, fecha en la que el sol entra en todas las zonas, hasta las que se mantienen en sombra durante la parte mas dura del otoño y del invierno conocidos aquí como “avesios”, y dónde las heladas son perpetuas, según reza el dicho “por Santo Antón de Xineiro entra el sol en t’os rigueiros”  …..pero ¡ojo!! continúa este dicho matizando…… “a dar pero no a calentar”.

Ana enero 2013 026
Llevamos ya semanas de tiempo soleado y heladas, ideal para salir a pasear. Comprobarás que la vida comienza de nuevo y es posible ver muchos “paxarios” que son sedentarios, y alegran con su canto a cualquiera que pase por su lado. Uno de los mas abundantes y habituales es el Raitán.

Raitan

Raitan

Como hoy va de dichos la cosa, aúnque ya aumenten las horas de día recordemos que queda mucho invierno por pasar y “hasta el 40 de mayo no te quites el sayo”.

Memoria viva de El Valledor

Memoria viva del Valledor

Estos son solo una mínima parte de los refranes que han llegado a nuestra generación gracias a los que hoy son nuestros mayores, la duda es si nosotros se los podremos transmitir a las generaciones futuras.